Un teclado con el ratón y bloque de notas para la postación perfecta mientras separamos nuestra vida personal con el trabajo

Como separar trabajo y vida privada en confinamiento

La mayoría de nosotros ya debe estar acostumbrado a dividir su vida laboral con la vida social. Pero quizás una de las motivaciones que nos hicieron empezar a ir a un Coworking fue seguramente la necesidad de separar el trabajo con el ocio y en este artículo explicamos bien porque deberías ir a un Coworking. 

Pero qué pasa si de repente te dicen que ahora tienes que acostumbrarte a gestionar tu trabajo y tu vida sin tener que moverte de tu casa

Bueno, esto es exactamente lo que nos pasó a todos ahora que estamos confinados y desde La Vaca Coworking queremos darle unos consejos para que durante esta situación de emergencia aprendan a dividir el trabajo y la vida privada mientras esperamos volver a La Vaca Coworking. 

Crear barrera virtuales entre casa y oficina

Como no podemos ir de manera física a nuestra oficina, sea un Coworking o la Oficina de la Empresa en la que trabajamos, necesitamos separar físicamente el espacio de trabajo y el espacio de “vida personal”. Un hábito práctico puede ser lo de dividir la mesa del comedor en dos zonas, una para tu oficina y otra como comedor y dejar todas tus cosas que utilizas para trabajar (como tu agenda, el laptop, el ratón etc) en la zona “oficina”. 

Esto hace que creamos barreras virtuales entre la oficina y la casa y nos ayuda a desconectar la mente a la hora de terminar de trabajar. Lo ideal pero sería tener una mesa a parte para la oficina así de crear tres zonas “ideales” como: 

  • Zona Noche: Donde dormimos
  • Zona trabajo: Nuestro lado del comedor elegido para trabajar o una mesa aparte en otra zona de la casa que no sea ni zona noche ni zona “Living”
  • Zona Relax/Comedor: El sofá donde nos tumbamos y la mesa donde comemos. 

Imponerse un horario de trabajo

Unos de los riesgos más grandes que se pueden cometer a la hora de trabajar en casa es el de trabajar mucho más de lo habitual porque no sabemos qué otra cosa hacer  o porque no nos damos cuenta de dejar la oficina porque estando en casa, no hacemos el gesto físico de salir de la ofi. Por esto es crucial imponernos un horario de trabajo. 

Una vez que hemos establecido este horario, lo más difícil va a ser respetarlo. Seguramente la mayoría de nosotros trabaja con clientes que por definición suelen contactarnos a las horas más raras del día y de la noche. Así que tenemos que hacer el esfuerzo de no contestar y dejarlo para el día siguiente. Es una cuestión de respetarnos y respetar nuestro trabajo. Si no lo hacemos nosotros tampoco lo harán nuestros clientes. 

Vestirse como si fuéramos a trabajar

Cuando nos levantamos para ir a trabajar una de las cosas que tenemos que hacer (a parte de salir de casa) es vestirnos. No hace falta ponernos vestido más guay que tenemos, pero tampoco estar en pijama. Vestirnos con ropa que usamos fuera de casa nos ayuda a entrar en el “mood” que nos indica que estamos por ponernos (o ir) a trabajar.

Se trata de intentar de “hackear” nuestra mente. Igual a como cuando se nos hace agua a la boca mirando programas de cocina, lo de decirle a tu mente de que estás yendo a trabajar poniéndote ropa es un “truquillo” que puedes utilizar para “hackear” nuestra mente. 

Perchero con varias camisetas, la importancia de vestires cuando necesitamos separar la vida laboral con la personal

Mejorar la productividad

En el artículo 4 steps to work efficiently from home hay muchas tips para mejorar tu productividad. En realidad lo de mejorar nuestra productividad debería ser algo que tendríamos que hacer independientemente de la situación que estamos viviendo ahora así que os aconsejamos encarecidamente leer el artículo.

Vais a encontrar técnicas de “Time management”  o trucos para ayudarte a crear tu rutina de trabajo. 

Como por ejemplo la técnica del tomate que nos ayuda también a respetar el horario de trabajo que nos propusimos ya que una vez establecidos los números de tomates solo hace falta terminarlos. 

Irse de la oficina una vez terminado

Sin los compañeros de trabajo que se detienen para conversar o invitarte a tomar un café y estando solos en casa, es fácil sentarse durante 8-10 horas seguidas sin hablar con otro ser humano.

Por eso es importante tener una zona dedicada al trabajo y a la hora de terminar, simplemente dejarla. ¿Como?  Levántate de la silla de tu postación de trabajo y no vuelvas a sentarte hasta otro dia. Tienes que mentalizar que tu jornada laboral se acabó y tienes que asociar esta silla y esta postación a tu oficina. Una vez que te vas no puedes volver. 

El riesgo es que, mientras estás cortando las zanahorias para tu cena, te ocurre que podrías leer el correo que te envió tu cliente a las 6 de la tarde. Nada puede ser mas equivocado y es exactamente lo que no tienes que hacer si quieres separar tu vida personal con el trabajo.

Así que, aunque en ciertos modos, lo de trabajar desde casa, pueda tener sus ventajas, también tiene muchos riesgos entre ellos lo de sufrir un “burnout” laboral es muy fuerte. Así que escuchas estos consejos y una vez que el confinamiento termine vuelvas a La Vaca Coworking para tener un mejor equilibrio entre trabajo y vida social 🙂